15 marzo 2008

Tchaikovsky Cascanueces




Otra obra clásica que no puede faltar en estas celebraciones navideñas es el popular ballet "Cascanueces con música de Piotr Ilitch Tchaikovsky, el autor de otros famosos ballets: El Lago de los Cisnes y La Bella Durmiente y de la Sinfonía nº 6 "Patética".
Compuesta entre 1891 y 1892, se estrenó el 18 de Diciembre de este último año en el majestuoso Teatro Mariinsky de San Petersburgo, bajo la dirección de Ricardo Drigo y con coreografía de Lev Ivanov quien tuvo que sustituir al gran Marius Petipa por hallarse enfermo. Tchaikovsky no confiaba demasiado en su éxito y esperaba que durase por lo menos un par de años, dándole tiempo a componer otra obra. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha convertido en una de las más populares, con una instrumentación muy original en algunas de sus piezas, muestra de excelente inspiración y musicalmente muy bien elaborada.
El argumento se basa en uno de los cuentos fantásticos que escribió Hoffmann, el protagonista de la célebre ópera de Offenbach. Sobre el tema de otro relato suyo, el compositor francés Delibes compuso "Coppelia", otro ballet famoso.

Arriba: Foto del espectacular Teatro Mariinsky. Aquí vemos el escenario.




"Cascanueces" es un ballet en dos actos, tres cuadros y quince escenas. La historia comienza con una fiesta en la víspera de Navidad, en casa de los padres de los niños Clara y Fritz, acompañados de familiares y amigos. Llega el padrino de ambos, llamado Drosselmeyer, personaje algo misterioso y con ciertos poderes, ofreciendo sus regalos y un espectáculo de magia y títeres. A Clara le entrega un "cascanueces" con forma de soldado que encanta a la niña, pero su hermano Fritz, celoso, quiere apoderarse del juguete y lo rompe. El padrino lo arregla y la fiesta continúa con gran alegría. Más tarde, cuando ya se marchan todos los invitados, la familia se retira a descansar.



Clara se levanta por la noche para volver a ver a su "cascanueces" y se queda dormida en un sillón. Cuando el reloj dá las doce campanadas, todos los juguetes cobran vida haciéndose grandes y divirtiéndose, pero aparece el rey de los ratones con su ejército que luchan contra ellos. Clara se despierta sobresaltada y sin querer se vé envuelta en la lucha. Golpea al rey ratón con una de sus zapatillas, lo que aprovecha el cascanueces para vencerlo y todos los ratones huyen. Cascanueces se convierte en apuesto príncipe y cuenta su historia a Clara, como fue transformado en juguete por el malvado ratón por haber salvado a una princesa de su maleficio.




A continuación, Clara y Cascanueces suben a un hermoso trineo para iniciar un viaje maravilloso que los conduce hacia el País de las Nieves donde presencian un hermoso baile de copos de nieve.
Después llegan al Reino de los Dulces y el Hada Confite les ofrece un magnífico espectáculo donde los cortesanos son muñecos y figuras de chocolate, mazapán y caramelo que bailan danzas exóticas de diferentes países. El Hada Confite baila un hermoso "pas de deux" con su caballero y el Hada de las Flores también dá un gran baile en su honor.
Finalmente, llegan al castillo del príncipe que le propone a Clara que gobierne junto a él todo aquel mundo mágico. Ella acepta, pero... entonces despierta y descubre que todo aquello tan hermoso había sido sólo un sueño de navidad.
Como en otros ballets famosos, diferentes compañías han hecho sus coreografías y versiones del argumento y del final del mismo. En algunas, se suprime el despertar de Clara y en otras su padrino le presenta a su sobrino, que resulta tener un gran parecido con su "Cascanueces".
De cualquier forma, es un ballet muy hermoso visualmente ypara comprobarlo, aquí ponemos en video el famoso "Vals de las Flores"

No hay comentarios: