10 septiembre 2008

Beethoven: El Concierto para violín



Retrato de un joven Beethoven

Beethoven compuso este concierto entre 1804 y 1807, cuando su poderosa imaginación funcionaba a pleno rendimiento y su genio creador estaba asombrando al mundo con obras como la Sonata Appassionata, Fidelio, las Oberturas Leonora, las Sinfonías 4, 5, y 6, el Concierto en sol mayor para piano y los tres Cuartetos Rasoumovsky. Todas ellas, obras de gran extensión, cuya profundidad rivaliza con la variedad de su carácter y que tanto por su cualidad como por su cantidad producen en conjunto una extraordinaria impresión de grandeza.

Este Concierto, una de las obras más brillantes del repertorio, fue escrito para el joven violinista vienés Franz Clement, entonces de veintiseis años de edad, quien dio la primera audición en diciembre de 1806 en el Theater an der Wien y de cuya orquesta era director. La tarea impuesta al solista no podía ser nada fácil si, además, tenemos en cuenta que Beethoven se retrasó bastante en la entrega del material. No hubo ensayos, el primer movimiento se ejecutó en la primera parte del concierto y el movimiento lento y el finale, en la segunda. En el intermedio Clement tocó una sonata suya sobre una sola cuerda con el violín en posición invertida. En su época tenía fama de buen virtuoso y se decía de él que era un fenómeno como ejecutante a primera vista. Sin duda debió de serlo.

Primer movimiento: Allegro ma non troppo - Cadenza

Beethoven no descansaba en su lucha contra el destino ni en su constante desafío al cosmos. Aquí se manifiesta el aspecto sereno de su genio: el movimiento tiene gran amplitud y es de carácter tranquilo. Esta última cualidad hizo pensar a muchos que la obra carecía de sentido y que, además, era excesivamente larga. Los mágicos y misteriosos golpes de timbal del principio proporcionan la arrebaradora melancolía que impregna todo el movimiento. La introducción orquestal es larga, Beethoven no tiene prisa. El ritmo de las notas de timbal persisten, en una tonalidad o en otra, a lo largo de todo el movimiento de un modo parecido al del famoso principio de la Sinfonía en do menor que predomina en el primer movimiento de aquella obra maestra.
Un tutti orquestal introduce los dos temas principales. Los oboes, clarinetes y fagots tienen una melodía de una deliciosa cualidad lírica: un contraste con el timbal del principio que produce un efecto poético acentuado por el amplio tema de los primeros violines. Después de un poderoso clímax orquestal y de su dramática desaparición, el violín solista hace su sorprendente e impresionante entrada, otro acierto genial de Beethoven. El solista y la orquesta discuten luego esas fértiles ideas con interés cada vez más concentrado. Todo ello se presta en gran manera al lucimiento del solista, pero un lucimiento de valor artístico, no un puro exhibicionismo inútil. La tranquilidad de este movimiento alcanza una serenidad suprema en el último tema introducido por el fagot y contestado por el violín solista. Termina en un vigoroso crescendo. Sus proporciones son tan notables como su belleza melódica.


"Soledad" - J.B. Corot, célebre pintor paisajista francés (1796-1875)

Segundo movimiento: Larghetto

Los movimientos lentos de Beethoven penetran en el corazón del auditorio y este no podía ser una excepción. Se basa principalmente en una bella melodía que se escucha al principio sobre los violines con sordina. Cuando se repite, el solista la acompaña con un comentario propio. Basándose en los dos temas principales y un tema secundario Beethoven crea gran número de variaciones. Toda la música tiene una cualidad de ensueño. A pesar del carácter estático y sutil de la misma, con otra idea genial el compositor la termina con un acorde alto y con la cadenza del violinista que enlaza el movimiento con el finale, en el cual nos vemos sumergidos inmediatemente con un característico y vigoroso Rondó.


Pintura de A. Renoir - Famoso pintor francés (1841-1919)


Tercer movimiento: Rondó (Allegro) - Cadenza
En este movimiento no hay tiempo para reflexionar. Aquí se nos muestra el hombre genial en su más "desenfadado" sentido del humor y en su vena más feliz. Después de las delicadas sutilezas con que acaba de obsequiarnos, Beethoven ha encontrado el inevitable finale, alegre, ingenuo y vivaz. El solista se apodera al principio del tema principal y cuando éste pasa a la orquesta asciende a una culminación a la cual se añade un comentario de carácter alegre. La música va debilitándose de modo que el solista puede introducir otro tema con el acompañamiento de la trompa. La música del rondó reaparece tres veces y después de la tercera hay un intercambio enre el violinista y la orquesta en la cual prevalece el buen humor. También hay un delicioso diálogo entre el oboe y el violín solista después de la cadenza del violín. Luego los acontecimientos van avanzando con arte consumado hacia el último clímax en el cual el solista con arpegios y escalas , ejerce el más absoluto dominio sobre toda la orquesta con la habilidad del más impecable prestidigitador. Una y otra vez la orquesta intenta alcanzar el predominio, pero todos sus esfuerzos resultan infructuosos ante la actitud del solista.

El concierto para violín de Beethoven es una de las grandes obras maestras de la música universal. Y seguramente los habrá que lo escuchen ahora por primera vez.... ¡Qué hermosa experiencia les espera!


El violinista Joshua Bell nos ofrece el Concierto en Re mayor, opus 61, de Ludwig van Beethoven.

Es una grabación del año 2005 en el Suntory Hall de Tokio, junto a la Orpheus Chambrer Orchestra.


6 comentarios:

Anónimo dijo...

Maravilloso. Este concierto es extraordinario, no soy educada musicalmente, sin embargo creo que cualquier ser humano llora escuchándolo y revive el ciclo de su vida. Sara

Ferchu dijo...

Me encanta este concierto y he dado con este blog buscando una explicación a por qué el último solo del primer movimiento es tan diferente de las interpretaciones que yo conocía (por ejemplo ,una de Grumiaux).Parece una especie de improvisación libre ¿puede arrojarme un poco de luz sobre esto? Mil gracias y enhorabuena por el blog.

Classic Musica dijo...

Supongo que se refiere a la "cadenza", espacio en un concierto donde la orquesta enmudece y deja que el solista exprese su virtusismo con el instrumento. Generalmente la escribe el propio compositor, pero es frecuente que se ejecuten otras diferentes. Para el concierto de violín de Beethoven se han escrito hasta veinte cadencias, siendo la de Kreissler la más interpretada y posiblemente la que tocaba el gran Grumiaux . El violinista Joshua Bell toca la suya propia. Le dejo un enlace donde saber más sobre la "cadenza" (copie y pegue en un buscador).
Un saludo.
http://es.wikipedia.org/wiki/Cadenza

Ferchu dijo...

Gracias por su amable respuesta.Todos los días se aprende algo nuevo, sobre todo si, como es mi caso, se tiene mucho que aprender de música clásica.
Me gusta más la cadenza de Grumiaux que le menciono ,aunque puede deberse a que es la interpretación que conozco de siempre.La costumre de algo muchas veces nos "cierra" a otras visiones.
Si le apetece, la puede ver aquí:
http://www.youtube.com/watch?v=5zqyLpWOCUQ
Una que también está en Youtube es la de Mutter, que me parece igual a esta,pero tocada , a mi entender, de manera más "brusca":
http://www.youtube.com/watch?v=wRJBniapkVc
Gracias de nuevo y reciba un cordial saludo.

Irene dijo...

Hola, me ha gustado mucho su publicación del concierto de Beethoven. Estoy haciendo un trabajo del mismo y (¡extraña sorpresa!) apenas estoy encontrando información. Lo considero uno de los mejores conciertos de este repertorio, junto al Brahms y al Tchaikovsky (por supuesto el Sibelius o el Prokofiev 1 por ejemplo también son geniales, pero los pero a otro nivel). Si no fuera molestias ¿Me podría decir qué fuentes ha utilizado para escribir la publicación? sería de gran ayuda. Muchísimas gracias. Irene

Classic Musica dijo...

Le facilito un par de enlaces donde hallar información. De todos modos, los datos básicos sobre el Concierto se repiten y la descripción del mismo difiere poco. Desconozco si su trabajo es de índole profesional o simplemente aficionado. Si precisa más, quizá la encuentre en una biblioteca pública o en un archivo musical.

http://orfeoed.com/melomano/2012/articulos/claves-para-disfrutar-de-la-musica/grandes-obras/concierto-para-violin-op-61-de-ludwig-van-beethoven/

http://en.wikipedia.org/wiki/Violin_Concerto_(Beethoven)