13 octubre 2012

Schubert, Drei Klavierstücke D. 946


Nikolas Dumba, próspero empresario industrial, encargó a Gustav Klimt y Franz Matsch la decoración de la sala de música y del comedor de su palacio, ubicado en la famosa Ringstrasse. Hans Makart había realizado, veinte años atrás, la decoración del estudio de la residencia, causando honda impresión entre los críticos. A Klimt se le confió la decoración de la sala de música, no sólo los lienzos de las paredes sino también los muebles y enseres de la habitación. Sobre las puertas se ubicarían dos lienzos: La Música y Schubert al piano.

Schubert era el músico favorito de la burguesía vienesa, especialmente de Dumba, quien proporcionó a Klimt una acuarela para inspirarse en el rostro del compositor que en el cuadro aparece representado de perfil, sentado al piano, acompañado de tres jóvenes que interpretan las voces y un hombre que, al fondo, contempla al músico. Los rostros de las muchachas son un poco borrosos en contraste con la precisión del rostro del compositor, recordando Klimt a los cuadros impresionistas, al igual que en el empleo de etéreos vestidos. La escena se desarrolla en un interior cerrado con un espejo. La iluminación corre a cargo de las velas, aportando un toque fantasmagórico al conjunto, reflejándose en el espejo y resbalando por las sedas de los trajes de las jovencitas.

Resulta impactante el contraste del traje negro del compositor con los colores brillantes de los vestidos de las muchachas, contraste que se refuerza en la pared y el espejo o la pared y la oscura puerta del fondo. La obra goza de un sensacional intimismo, recogido en el gesto concentrado de Schubert, unificando de esta manera música y pintura con un espectacular resultado. Para realizar el cuadro con más precisión, el maestro vienés se compró un piano e incluso solicitó a August Lederer ropas usadas de su esposa, Serena Lederer, para vestir a sus modelos. Esto nos indica que Klimt no deseaba defraudar a su cliente. El cuadro fue expuesto en la IV muestra de la Sezession, recibiendo elogiosas críticas que aumentaron la fama del pintor. Por desgracia, el original de este precioso cuadro ya no existe. Junto a La Música, ambos fueron quemados en el Palacio Immendorf por las tropas alemanas ante el avance soviético durante la Segunda Guerra Mundial.


Drei Klavierstücke D. 946, o "Tres Piezas para piano", Opus póstumo, son piezas individuales compuestas por Schubert en mayo de 1828, apenas seis meses antes de su muerte prematura. Fueron concebidos como un tercer juego de cuatro Impromptus, pero sólo tres llegaron a ser escritos. Se publicó por primera vez en 1868, editado por Johannes Brahms, aunque su nombre no aparece en la publicación. Hay espacio para las dudas, sin embargo, en cuanto a si estas piezas constituyen en realidad un ciclo o fueron unidas arbitrariamente por Brahms (la tercera pieza fue escrita en hojas de papel diferente a los dos primeros, aunque había hojas vacías después de la segunda). Por las mismas razones, la datación de la tercera pieza es bastante problemático.

Algunos musicólogos se abstienen de nombrar Impromptus a estas composiciones, ya que mientras el D. 899 y el D. 935 tienden a estar más cerca de la forma sonata allegro, la construcción de las piezas D. 946 es diferente y se acerca más a los Momentos musicales por la manera en cómo Schubert trata las secciones interiores de las obras y cómo introduce los temas segundos. En comparación con los Impromtus Op. 90 (D.899) y Op. 142 (D.935), estas obras no han conseguido tener la misma popularidad y se escuchan con poca frecuencia en la salas de conciertos o son registradas, a pesar de que en ellas podemos admirar el talento e inefable inspiración de Schubert. Algunas de las mejores grabaciones realizadas han sido las de Claudio Arrau, Alfred Brendel, Mauricio Pollini, Wilhelm Kempff, Mitsuko Uchida, Peter Katin, András Schiff.


N º 1 en Mi bemol menor. La sección principal (allegro assai) está en el tiempo 2/4, sin embargo, ya que es en gran parte en tripletes, el efecto es como 6/8 para la mayor parte del tiempo. Pronto se traslada a mi bemol mayor. Tal como fue originalmente escrita, la pieza tenía dos tríos, el primero en Si mayor, andante alla breve en el tiempo, y el segundo en La bemol mayor, Andantino en 2/4. Schubert tachó el segundo, pero no es infrecuente quese interprete también, como se escucha en las grabaciones de Arrau, Pires y Uchida.

N º 2 en Mi bemol mayor. Es el más escuchado de la serie y una pieza de gran belleza lírica, algo extensa si se observan todas las repeticiones. La primera aparición de la sección principal y ambos tríos están cada uno en dos secciones,  las dos repetidas. La sección principal es un allegretto en 6/8 vez. El primer trío en do menor y mayor (ningún cambio en metro o compás) y el segundo en la bemol menor (l'istesso tempo en tiempo alla breve).

 N º 3 en Do mayor. Con mucho, el más corto de los tres, ya que sólo incluye un trío en vez de dos, esta es una pieza animada (allegro) en 2/4. La sección principal muestra una gran cantidad de síncopa. El trío está en dos secciones con repeticiones escritas en una forma variada. Es en Re bemol mayor y tiempo 3 /2 sin cambio en la indicación de tempo. Existe un considerable coda, de nuevo con la síncopa.


Escuchemos aquí la Pieza D 946, Nº 2


EN EL SIGUIENTE VIDEO SE PUEDEN ESCUCHAR LAS 3 PIEZAS

2 comentarios:

Jesús Palenzuela Borges dijo...

Saludos
Te notifico que he decidido distinguir tu labor con el premio “The Versatile Blogger Award”. Según las normas del mismo deberás escribir un post donde indiques de quién lo recibiste, las siete características principales de tu propio blog y 15 blogs a los que tú, a tu vez, desearías conceder dicho premio.

Aquí tienes el post que acabo de publicar con un enlace hacia tu blog:
http://jesuspalenbor.blogspot.com.es/2012/10/sorpresa-y-agradecimiento.html

Lola MU dijo...

Acabo de encontrar tu blog; es precioso. Si no te importa me gustaría enlazarlo al mío.
Un saludo.