08 julio 2012

Glinka, Vals Fantasía



Mijaíl Glinka (1804-1857) fue el primer compositor ruso en ser reconocido fuera de su país y, generalmente, se lo considera el 'padre' de la música rusa. Su trabajo ejerció una gran influencia en las generaciones siguientes de compositores de su país.
Sus obras más conocidas son las óperas "Una vida por el Zar", (1836-1844) que es la primera ópera nacionalista rusa, y "Ruslán y Liudmila" (1845-1857), cuyo libreto fue escrito por Aleksandr Pushkin y cuya conocida obertura se suele interpretar en las salas de concierto.
En "Una vida por el Zar" alternan arias de tipo italiano con melodías populares rusas. Sus obras orquestales son menos conocidas.
Inspiró a un grupo de compositores a reunirse (más tarde, serían popularmente conocidos como "Los Cinco": Modest Músorgski, Nikolái Rimski-Kórsakov, Aleksandr Borodín, Cesar Cui, Mili Balákirev) para crear música basada en la cultura rusa. Este grupo, más tarde, fundaría la Escuela Nacionalista Rusa. Es innegable la influencia de Glinka en otros compositores como Vasili Kalínnikov, Mijaíl Ippolítov-Ivánov, y aún en Piotr Chaikovski.



En 1839 Glinka compuso un Vals-Scherzo para piano. En este fatídico año en el que se enamoró de la joven y brillante Yekaterina Kern (1818-1904), ya separado de su esposa después de cuatro años de infeliz matrimonio: "Mi dolor es luz" (Moya Pechal'Svetla) se lee como epígrafe de su obra, inspirada en un poema de Pushkin.
Como "Vals melancólico" (orquestado por el director de la Orquesta de la Corte en Pavlovsk) el Scherzo de piano causó sensación. En 1845, ahora en versión para orquesta del propio compositor, se estrenó en París bajo la dirección de Héctor Berlioz. Una revisión de 1856 resultó con el título final de "Valse-fantasia" y Glinka lo dedicó a su "viejo amigo KA Bulgakov", añadiendo el siguiente comentario: "Esta música te recordará los días de amor y juventud".
Resulta evidente la inspiración que en esta hermosa pieza encontró Tchaikovsky, para componer su famoso ballet "El Lago de los Cisnes". También lo hicieron Glazunov y el mismo Shostakovich.



Fotografías: Glinka/Vladimir Pervuninsky: Último vals/Renoir:Rosas en un jarrón

No hay comentarios: